La dificultad de reconocer la propia incompetencia

Las personas incompetentes son incapaces de reconocer su propia incompetencia. Se trata de un sesgo cognitivo (el efecto Dunning-Kruger) que explica las dificultades de asumir la necesidad de formación en los puestos de trabajo: no podemos detectar aquellas actividades para las que no poseemos habilidades.

El entrenamiento o formación en el puesto de trabajo permite la observación por una persona experta de la falta de habilidad o incompetencia en un área determinada y la posibilidad de solventar esta incoherencia. Es curioso que también ocurra el efecto contrario: hay quienes infravaloran sus capacidades cuando realmente las poseen, ya lo dijo Sócrates: “solo sé que no sé nada”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s